En junio tuvimos la oportunidad de viajar mediante Aerolíneas Argentinas dando inicio a nuestro viaje por Estados Unidos, donde recorreríamos Disney de sorpresa y la Costa Oeste.
Antes que nada queremos aclarar que cuando se trata de un vuelo internacional, nosotros somos de los que nos gusta llegar al aeropuerto mínimo 3 horas antes del vuelo. Consideramos que lo lindo empieza después de haber despachado el equipaje y pasado los controles de seguridad.
Dicho esto les contamos nuestra recorrida!
Solo viajamos con una valija grande ya que ahorramos algunos meses para comprarnos de todo un poco en los Premium Outlets de Orlando y Las Vegas. Sinceramente estuvo complicado el tema de armar la valija ya que alguien no quería que nos fuéramos y no nos dejaba armarla!

Iniciamos tempranito en la madrugada o tarde si son de los que prefieren no dormir. Salimos del barrio de Caballito a las 4:00 AM con UN FRÍOOO! y llegamos pasadas las 4:30AM con aún más frío a Ezeiza.

El vuelo salía 8:20AM y como verán llegamos casi 4 horas antes. Teníamos cosas que declarar en aduana y queríamos pasar tranquilos por el Freeshop y disfrutar un poco de un rico desayuno en la sala de Star Alliance.
La declaración de aduana deben hacerla antes de despachar equipaje, en caso de que algo de lo que declaren vaya en la valija que van a despachar. Nosotros declaramos un celular y una cámara para no tener problemas a la vuelta.
Dato Viajero: si ya han declarado un artículo en algún otro viaje, no hace falta declararlo nuevamente. Solo lleven la declaración anterior y si les piden la muestran cuando regresan al país.
Terminado el trámite de aduana, despachamos la valija, pasamos los controles de migraciones y pusimos ON en modo vacaciones.
Pasamos por el freeshop ya que tenemos un problema muy grave con la compra de perfumes! No hay viaje que no nos compremos mínimo uno. Y bueno de paso se compran algunas cositas más que son muy necesarias para vivir… Como por ejemplo, chocolates, alguna bebidita, cosméticos, etc.

Personalmente preferimos dejar las compras para retirar al regreso. En caso de querer llevarse algo al viaje lo que pueden hacer es pagarlo por separado y listo. Un ticket para lo que se quieren llevar al viaje y otro ticket para lo que dejan en el freeshop a ser retirado al regreso a Buenos Aires.
Después de esto fuimos a visitar la Sala de Star Alliance y desayunamos algunas cositas ricas.

Una hora antes de la hora de despegue fuimos hacia la puerta que nos correspondía y en el trayecto vimos un 747 de Lufthansa y un 787 de Avianca

Y acá nuestro Airbus 330 de Aerolíneas Argentinas

Al llegar a nuestra puerta nos pidieron mostrar la cámara que llevábamos en el equipaje de mano y solicitaron que la encendamos. Esto se debe a que la TSA el año pasado anunció nuevos controles sobre artefactos electrónicos, en especial computadoras, tablets y cámaras.
La distribución de los asientos del avión es 2 – 4 – 2. En general solemos utilizar Seatguru para ver los pro y los contra de los asientos de cada vuelo. En esta oportunidad nos demoramos en la elección de asientos por lo que solo nos quedaba en el cuerpo central del avión. Lamentablemente por eso no hay video del despegue.


Los asientos no son lo mejor del mundo incluso para nosotros que no somos gente muy alta nos chocaban las rodillas al reclinarnos un poco.
A lo importante! Que nos dieron de comer?
Empezamos con un desayuno cerca de una hora después del despegue. Como verán en la foto no tan saludable pero para nosotros los gorditos de alma estuvo muy rico.

La única crítica es que como verán el pan estaba algo duro.

Después de finalizado el desayuno y como no somos de dormir mucho nos dedicamos al entretenimiento.
Arrancado por una película muy profunda

Y después siguiendo con entretenimiento de última generación.

Después bajaron las luces e intentamos dormir algo, aunque sin éxito. Tuvimos la suerte de tener al lado un adolescente de unos 14 años que estuvo todo el vuelo cantando y bailando una lista de reggeton de 13 canciones, que incluía el entretenimiento de abordo, imagínense la cantidad de veces que las canto y bailo durante 9 horas!!
Dicho esto y sin poder dormir volvimos al entretenimiento adictivo.

Después de algunas horas, juegos y coreografías de nuestro compañero de asiento, llegó más comida. Se elegía clásicamente entre pasta y pollo.

En este caso estuvo muy bien la comida y la bebida (un Malbec). Incluía unos ravioles con salsa rosa, una ensalada, pan, manteca, queso y de postre una milhojas de dulce de leche reamente deliciosa. El único tema fue el pan que era el mismo pan piedra del desayuno.
Luego de comer estuvimos volando poco más de 2 horas antes de iniciar las maniobras de aterrizaje. El avión quedó en espera unos 15 minutos y se movió de lo lindo. Algunas personas tuvieron que utilizar la bolsita para descompuestos.
Acá el avión al bajarnos.

Después llegamos al sector de migraciones para hacer el trámite de migraciones y la fila era peor que la de un recital.

Una vez en las maquinas donde se hace el trámite, intenté filmarlo para subirlo al blog y a los 5 segundos de sacar el celular apareció un policía que me dijo que frenara lo que estaba haciendo y borre ya mismo lo que había filmado hasta el momento. Obviamente y con miedo de que caiga el FBI, la DEA, Men in Black o lo que sea, accedí a borrarlo y le mostré como lo hacía.
De ahí en adelante, medio sugestionados, seguimos con los trámites normales, control de pasaporte, buscar el equipaje y dirigirnos al Airtrain para llegar al Miami Rental Car Center y retirar nuestro auto.